El invierno ha llegado de pleno y en muchos hogares la calefacción es necesaria. Por eso, si no funciona, tal vez tengas que contactar con un profesional que se dedique a cambiar calderas en Zaragoza. Las temperaturas en esta época del año son muy bajas, por lo que es muy mal momento para que se estropee este aparato. A continuación, vamos a hablarte de algunas de las averías más habituales que suelen sufrir.

Es muy común quedarnos sin agua caliente porque se estropea la bomba de presión. Este problema puede deberse también a que se haya roto alguna válvula o el vaso de expansión no funcione como es debido. En cualquiera de estos casos, no te quedará más remedio que sustituir las piezas, y para ello necesitarás contar con alguien experto en cambiar calderas en Zaragoza.

Otras veces, sí hay agua caliente pero la calefacción no va. Lo más probable es que el sensor se haya roto o haya algún problema en el cableado. También que se haya producido un bloqueo en la bomba de recirculación. Puede ser que la caldera caliente pero no alcance la temperatura deseada. Si es así, comprueba que la sonda de temperatura no dé fallos por estar sucia o defectuosa. Quizás el problema pueda estar también en la válvula de tres vías o el termostato.

Habitualmente, pasa también que la caldera hace chispa pero no llega a encenderse, tal vez porque no le llega gas o hay alguna llave abierta. Si en la pantalla aparecen avisos de error, tal vez no se esté evacuando correctamente el monóxido de carbono por un fallo en la salida de humos.

Sea lo que sea que le pase a la caldera de tu casa, te recomendamos que confíes en profesionales como los que trabajamos en Gasiman, S.L. Nuestra máxima es ofrecer un servicio técnico con eficacia y celeridad.