Una buena instalación de Calderas en Zaragoza es sinónimo de durabilidad. Y su mantenimiento se aplica a todo tipo de calderas de condensación y también a las que funcionan con baja temperatura.

La principal ventaja de este tipo de calderas es que trabajan a 40 ºC, por lo que no desprenden mucho calor y consigue que las calderas no se dañen por la combustión.

Es importante el mantenimiento de frío industrial para mantener el generador en condiciones de confort en su interior. En caso, de que hubiera un cambio brusco del tiempo, que ascienda varios grados en el exterior, el sistema de impulsión descendería y conseguiría estabilizar la temperatura a los 40 ºC, lo que supone un gran ahorro energético.

Las calderas de condensación se producen con el agua caliente. Normalmente utilizan gasóleo o gas natural. Si se mezclan el oxígeno del aire con el agua y el formandióxido de carbono, se condensa dentro del recipiente, lo que provoca vapor que proviene de los gases en combustión.

Los derivados del petróleo suelen contener azufre que será expulsado a una elevada temperatura. En cambio, los que usan gas natural, que no contienen azufre en su proceso, ahorra más energía ya que sólo necesita que se caliente a 60-70 º C, no como en las calderas corrientes que requieren al menos 90 ºC.

La principal ventaja que tienen los calentadores que utilizan los combustibles sin azufre es que producen menos emisiones de dióxido de carbono. El rendimiento de este tipo de equipos suele ser superior y no contienen ninguna sustancia corrosiva.

Las calderas de condensación emplean un sumidero para los productos que salen condensados que se lleva a cabo al realizar una instalación de calderas en Zaragoza. Cuando la potencia es mayor de 70 kW, será obligatorio disponer de elementos capaces de neutralizar su acidez.

Desde Gasiman S.L., disponemos de un equipo de profesionales que resolverán con diligencia los problemas derivados de tus calderas. No dudes en contactar con nosotros para su mantenimiento.